Sala David Hernandez 3nivel

La figura de David Hernández Ingelmo ha merecido los mayores homenajes por parte del Ayuntamiento de Guijuelo. Una calle de la localidad así como la Biblioteca Municipal han recibido su nombre. En 2003, poco antes de su fallecimiento, se le concedió la Medalla de Oro de la Villa.


A todo ello se suma el respeto, cariño y admiración de todos sus vecinos.

Queriendo completar estas distinciones, el Ayuntamiento de Guijuelo dedica una Sala-Museo a la figura de un gran médico, divulgador y dinamizador de la vida cultural de la Villa de Guijuelo.

¿Qué podemos encontrar en esta Sala-Museo?

David Hernández Ingelmo fue, ante todo, un bibliófilo y un gran lector. Le gustaba coleccionar todo tipo de libros y era un habitual de la feria del libro antiguo, donde adquirió numerosos ejemplares del siglo XIX sobre las materias más diversas, pero especialmente sobre medicina. El elenco de sus preferencias en cuanto a lecturas se refiere es amplio y variado. De entre ellas destacan:

Su pasión por el arte, la historia y la arqueología: bajo este apartado se enmarcan obras y colecciones sobre arqueología, arte e historia de España, historia de Castilla y León e historia de Salamanca y su provincia.

Su gran fervor religioso: esta sección recoge un gran acervo de libros bíblicos, vidas de santos y otras curiosidades de la religión cristiana.

Sus lecturas favoritas: destacan las biografías de personajes emblemáticos, libros de misterio y supersticiones, los clásicos de literatura y relatos de todo tipo.

La Universidad de Salamanca: bajo este epígrafe se recogen, principalmente, manuales con la historia de la Universidad y antiguas guías para el estudiante de la época.

Salamanca en la Literatura: este apartado recopila obras de autores con algún nexo de unión con Salamanca (Diego de Torres Villarroel, Jose María Gabriel y Galán, Miguel de Unamuno, Fray Luis de León, etc.) y obras literarias en las que Salamanca es protagonista.

Historia local de Guijuelo: colocados en vitrina, se han recogido todos aquellos fondos (libros, fotografías y documentos en general), que recogió David Hernández sobre la historia local de la Villa.

La literatura de intriga: David Hernández fue un gran aficionado a la novela de intriga y policiaca, destacando en su biblioteca la colección completa de Agatha Christie.

Libros de medicina: fruto de su bibliofilia y de su actividad profesional, David Hernández coleccionó numerosos volúmenes de estomatología y de otras especialidades médicas, algunos fechados en el siglo XVIII.



Línea Verde Guijuelo

Inicio de sesión

  • Texto pequeño
  • Texto grande