Nos damos un paseo por Villa de Guijuelo

Iniciando nuestro recorrido por las calles de la Villa nos encontramos con edificios y lugares que rápidamente atraen nuestras miradas.

El Torreón destaca por su belleza y situación, donde cualquier viajero que entre en Guijuelo, lo verá en lo alto, como haciendo guardia. Se trata de una antigua iglesia del siglo XV construida por la Infanta Catalina, de estilo ojival con un ábside del gótico tardío.

En el centro de Guijuelo se levanta el edificio del Reloj de 1909; en sus inicios albergaba el Teatro y el Café Mercantil y hoy en día es la sede del Ayuntamiento de Guijuelo.

Bajando la calle Juan Carlos I encontramos la Plaza Mayor, una  plaza amplia con soportales que es utilizada para todo tipo de actividades. La misma alberga un parking subterráneo para facilitar a los visitantes iniciar su visita desde el mismo corazón de la Villa. El sábado se celebra “el Mercado”, que  tiene sus orígenes en 1880, y se considera uno de los pilares de la economía de Guijuelo.

De la Plaza Mayor sale la calle Alfonso XIII, calle de obligado recorrido, donde encontramos el mayor número de comercios y La Iglesia que se empezó a construir en 1953 terminándose las obras el 28 de Mayo de 1958.

La calle Filiberto Villalobos, (antes nacional 630-E) es la calle mas larga de la localidad, en ella se encuentran los edificios más simbólicos. El visitante puede darse un paseo y observar la original mezcla entre la arquitectura antigua y moderna.

En nuestro recorrido por la Villa no se puede dejar de ver la Plaza de Toros, construida en 1909, la cual fue financiada por los vecinos de la localidad, indicando que en Guijuelo por esos tiempos se comenzaba a vivir desahogadamente y una vez satisfechas las necesidades primarias se empezó a pensar en las actividades culturales. Hecho que se mantiene también en nuestros días y que convierte a Guijuelo en una localidad con gran oferta cultural. En cualquier fecha del año podemos encontrarnos entre otros, talleres de música, certámenes de pintura, actividades deportivas,  se realiza un interesante certamen de cortos y un rally de tierra.

Tras este intenso paseo, toca una parada obligatoria para degustar lo que nos ha hecho famosos en todo el mundo “el jamón de Guijuelo”. El visitante encontrará numerosos sitios donde poder degustar y comprar este jamón de gran calidad.

Cualquier momento es bueno para visitar la Villa, pero sin duda el mejor momento es el pleno invierno en los meses de Enero, Febrero y Marzo donde podrá sentir la dureza del “invierno de Guijuelo” hecho que sorprende y que resulta tan necesario para conseguir ese sabor tan especial del “jamón de Guijuelo”


 

Línea Verde Guijuelo

Inicio de sesión

  • Texto pequeño
  • Texto grande